miércoles, 20 de mayo de 2015

SEGUIMOS Y EL ¿CÓMO?



Terminado de editar el video de otra filigrana  cincelada a partir de agua y siglos, que nos regala la cabecera del río Vero. “El Portiacha”.
Otro increíble paisaje de fábula  que nace y finaliza con dos formidables anfiteatros naturales de color naranja que no precisan ni coartadas, ni intrigas, porque al contemplarlos se pronuncian por sí solos.
Si el Basender es una academia de rápel y barranquismo seco, el Portiacha con sus cuatro rápeles (dos si se hacen continuados, con volados de 40 y 45 m) es el perfeccionamiento y el graduado en esta asignatura.

Cambiando levemente de tema, mucha gente, y cuando digo mucha, es mucha, me pregunta si alguien me ayuda con la grabación de estos videos. 
He de confesar al que no lo sabe, que no. Los grabo en solitario.
A mi favor, o en mi contra, parto de la base que no tengo ninguna formación en realización de audiovisuales, y los forjo de manera espontánea, intuitiva e instintiva, orientado únicamente por mi inspiración, y una enorme devoción cinematográfica, que me invita a aprender sobre la marcha.
¿Qué cómo lo hago?. Pues con mucho esfuerzo, pero con mucho entusiasmo (me encanta); a continuación una pizca de imaginación, un asomo de juicio, y (claro) muchas  vueltas.
Un rápel o un salto lo puedo ejecutar mínimo dos veces, para obtener los planos que ansío para el resultado que pretendo. 
Mientras desciendo, voy componiendo cada toma, y con varias tomas desde diferentes ángulos creo cada secuencia, y para ello sostengo la cámara en mi mismo, o la fijo atrás o adelante repitiendo la acción o el paseo varias veces. 
Simultáneamente, voy evaluando y matizando lo que gravo (sin verlo al momento... pues no llevo visor en la cámara GoPro).
Voy inventando  lo que considero para hilar esa película que imagino en mi mente.
Incluso antes de hacer la grabación, en casa, soy capaz de visualizar cada paso dentro de ellos, e ir componiendo en mi imaginación las posibilidades de la filmación, y cómo obrar las secuencias que se me ocurren, vislumbrando como remontar algunos pasos para refrendar una escena concreta desde diferente ángulos. Todo gracias a que los he descendido en muchísimas ocasiones desde hace muchos años y los conozco como popularmente se dice, “como la palma de mi mano”.
¿Por qué voy solo?: Primero porque disfruto mucho creando la película, y yendo solo mi concentración y abstracción es total: disfruto grabándolo,  y después editándolo en casa.
Y en segundo lugar, porque me incomodaría ir acompañado de alguien, y  en cierta forma “hastiarlo y aburrirlo”; Si estoy solo no me importa remontar o repetir cuantas veces considere necesarias una toma, que si fuera acompañado,  me daría apuro por martirizar al acompañante, e incluso quizá en cierta forma me daría hasta rubor.
Cuando ensayé y grabé el primero, me satisfizo el resultado obtenido, y continúe, ya que los realizaba como un recuerdo para mí mismo.
Pero, también los quería filmar de manera pormenorizada y celosa, para compartirlos con gente tan cercana como mi madre, que los conoce de siempre por mí. Gente que jamás ya los descenderán, y en cierta manera pueden hacerlo  de manera supuesta de este modo, logrando conocer y disfrutar tambien así de estos maravillosos paisajes.
Como ya he escrito en más de una ocasión, hasta la más humilde actividad en la naturaleza, tiene posibilidades de hacer complacer al que la práctica, pero también al que la contempla.
Con esta aclaración, os dejo la película de este nuevo barranco.
Espero que os guste este nuevo viaje virtual por la piel del Portiacha.

5 comentarios:

  1. Yo era uno de esos a los que m les decían que los grababa solo y no lo podía creer. Me parecía imposible.
    Si antes me parecían increíbles estos vídeos, ahora sabiendo como están hechos, obra maestra Javier. ENHORABUENA y gracias por compartirlos

    ResponderEliminar
  2. Tendras que llevar un dia un acompañante con otra camara para hacer un making-off de como se hizo ¿se llama asi? Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el hecho de que hay una oportunidad de ver la belleza de la naturaleza de los Pirineos españoles usted. el riesgo de una causa noble.

    ResponderEliminar