martes, 19 de agosto de 2014

LOS PSICORUNNING




Los seres humanos, estamos concebidos para muchas cosas. Entre ellas para conocernos, para darnos, y para aprender unos de otros y abrazarnos de muchas y diferentes formas.
Incluso en cierta forma y muchas veces sin darnos ni cuenta, todos podemos contagiar a los demás de nuestros estados de ánimo, aficiones o gustos, tanto positivos como negativos. Y claro, los demás también nos pueden contagiar a nosotros.
Este domingo, tuve la suerte de acompañar, a parte de un clan, (cada día más numeroso), apodado “Psicorunning” a la Peonera.
Son un grupo de gente alegre, versátil y heterogénea; Un grupo que desde mi ventana (muchas veces pasan trotando bajo ella a diferentes horas), o saludándonos por el monte, he visto nacer, y después crecer a lo largo de estos últimos años.
Fundado por varias amigas que en un momento de sus vidas se lanzaron a esto de correr (por placer), poco a poco ha crecido, como crece el laurel de una buena película, con el boca a boca.
Ahora a ellas se han unido otr@s, igualmente cordiales, afectuosos y abiertos, con un objetivo común,... o varios: correr si, pero también compartir y divertirse. Y lo más importante, siempre te acogen con los brazos abiertos. Sobre todo a los que, cada cual con sus motivos, comienzan por primera vez a trotar,...; de allí “Psicorunning”.
Es algo que parece simple, pero yo desde fuera creo que no lo es.
Porque todo todo, incluso correr, comienza con "la conciencia de uno mismo", pero después aquí, en grupo, se trata de compartir. Y compartir, ya  es una responsabilidad de uno hacia los demás, y asimismo la capacidad de valorarlos y entenderlos.
Con las palabras emocionas, pero con el ejemplo seduces e impulsas.
¿Cuánta gente cercana hace deporte (u otras cosas) gracias a vosotros, a vuestro ejemplo, o a vuestra filosofía?
 Pues esto es este grupo. Un ejemplo de amistad, cordialidad y buen rollo, que poco a poco seduce a otras personas (entre ellas a mí), y en cierta manera las impulsa.
Así que, como son amigos, contactaron conmigo para invitarme a acompañarlos/guiarlos a bajar un barranco, y yo claro, encantado de hacerlo y compartirlo con ell@s.
Porque personalmente, muchas veces me guarezco, es mas, necesito hacerlo, en uno de esos paisajes efectivos para la vista, pero misteriosamente eficaces para el espíritu.
Sitios en los que donde unos ven un simple paisaje, tú sientes embrujo y fascinación. Un refugio vital. Análogo a la filosofía de este cordial grupo, que es mucho más de lo que pudiera verse a simple vista.
La vida muchas veces nos desajusta, nos distrae, nos emplaza, e incluso nos enajena. Y es en esos instantes, cuando una trotada por el monte con unos amig@s que te escuchan sin juzgarte, o uno de estos exclusivos y misteriosos rincones, nos “recarga las pilas”. Aquí se juntaron las dos cosas. ¿Qué más se puede pedir?
Durante nuestra vida, se van presentando en muchas formas barreras que nos parecen infranqueables: Enfermedades, desafíos, inesperadas amenazas o retos : Frente a ellas, miramos arriba, abajo, a un lado, al otro, y al final... a nuestro propio ombligo.  
Y ya sea en lo deportivo o incluso en lo personal, en algunas de esas barreras asoma de repente una puerta; incluso algunas veces abierta...
No sé si les parecerá exagerada mi reflexión, pero para mí eso es algo como Psicorunning. Una puerta. Compartir, disfrutar,  pero a su vez aprender a pararte y pensar que no eres superior al que no hace, no corre, ni salta "todavía" como tú.
Es entender que nadie puede dar lo que no posee, y que como personas, como amigos, o como deportistas, "No siempre lo que tenemos en frente es todo lo que nos queda por andar" .
Una buena filosofía en la vida, es desarrollar la capacidad de aprender de las personas normales como nosotros mismos, y que "aparentemente" no tienen o tenemos nada que enseñar.
Personas que sin decir nada, te lo dicen todo, y desde un principio te hablan entre otras muchas cosas de humildad.
El domingo llegue a casa con una sonrisa que me duró todo el día, e incluso aún me dura recordando tantos instantes : incertidumbre, titubeos, sonrisas, impulso,  aprendizaje,  miedos dominados, y finalmente satisfacción, orgullo y... una buena lifara ;).
Gracias Psicorunners, por hacerme sentir uno mas de vosotros; por compartir conmigo, y darme la oportunidad de compartir con vosotr@s una de mis grandes pasiones. Repetiremos.

domingo, 10 de agosto de 2014

LA AIGÜETA DE BARBARUENS



Todo lugar tiene un alma única.
Un alma marcada por su carácter natural y estimulante.
Ese alma o espíritu del lugar, es accesible trivialmente, o bien a través del germinar de una emoción especial que nos pone en contacto con nuestra propia alma.
Podemos acercarnos a ese lugar a través del conocimiento físico: vegetación, superficie, relieve... o bien como a mí mas me gusta; a través de nuestra conexión personal y nuestras sensaciones al ver y sentir ese paisaje, ese río, valle o montaña
La Aigüeta de Barbaruens es muchas cosas: Matices de luz, olores que trae el viento, fragancias y  perfiles de su atmósfera, el sonido del agua, e incluso detalles tan sutiles, que sólo podremos reconocer entrando a ella con un estado de conciencia análogo al lugar.

Entonces, es cuando mantienes una relación directa, y consciente, con el alma de ese lugar. Por un instante, por unas horas, te conviertes en parte de ella.

Es un proceso de asimilación, que a partir del conjunto de tus vivencias, de tu experiencia, se abre en el tiempo.
Vivencias, recuerdos, evocaciones. En cada poza, en cada salto de agua, el espacio pasa a formar parte del ser, casi cargado de un significado entre el recuerdo y el rito.
Se conviene, deporte, naturaleza, fiestas, ritual, e incluso se reconocen cualidades de tu propia identidad.
Conforme se acumulan vivencias relacionadas con un lugar,  con el tiempo, la identificación con él se acentúa, y deseas que todo siga igual, que nada cambie.
En un mundo que todo se mueve vertiginosamente, acercarse a un paraíso como la Aigüeta de Barbaruens, te produce una armónica relación con la naturaleza y contigo mismo, acercándote a algo parecido a la satisfacción.
Porque como tú mismo, tiene  un poco de todo: resaltes, remansos, rampas, vetas y torrentes... en definitiva, “luces y sombras”.
Es mi barranco favorito del Pirineo.

miércoles, 6 de agosto de 2014

UN GRAN ENTRENAMIENTO "REIR"




"La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son". Winston Churchill. "
Además del abrazo y el beso, la risa es la distancia menor entre dos personas.
El estilo de vida, el extrés, las imposiciones de la sociedad hacen que perdamos en parte esa manera de vivir y sentir desde y con la alegría.
5 minutos de risa es equivalente a 45 minutos de un ejercicio aeróbico.
Una hora de tristeza equivale a cinco horas de trabajo físico en cuanto a la cantidad de energía consumida.
Las risas verdaderas, explosivas, hacen mover 400 músculos en todo el cuerpo.
Desde que nacemos hasta los 6 años reímos unas 300 veces al día. Ya de adultos, los muy risueños tan solo 100 veces al día y los menos, apenas si llegan a 14, cuando llegan.
La risa con sus movimientos incontrolados mueve los músculos y los estimula de tal forma, que ejercen un masaje sobre los órganos internos, provocando la posterior relajación y su consecuente sensación de placer.
¿Sabéis que existen vocales de la risa que movilizan determinados centros energéticos, y que  libera endorfinas como cuando hacemos ejercicio?.
También regula la presión sanguínea e incrementa el sistema inmunológico.
Es analgésica, evita la conexión con el dolor, alivia.
El buen humor y la risa favorecen, mientras dura, la capacidad de pensar con flexibilidad y con mayor complejidad, con más amplitud.
Y hasta Favorece la sexualidad; Combate el estrés; Optimiza el rendimiento y facilita y favorece la creatividad y la expresión, provocando cambios fisiológicos y de actitud importantes.
Así que a entrenar, si pero también a reír. Un gran entrenamiento.