jueves, 12 de octubre de 2017

BOLIVIA 2017




En estos tiempos que corren, diré que viajar es una acción con nefastas consecuencias
para los prejuicios, la intransigencia, la intolerancia y la estrechez de mente. Y sirve para ajustar la imaginación a la realidad, y ver las cosas como son, en vez de imaginar como serán.
2013 África (Kilimanjaro), 2014 Nepal (Kala Patthar), 2015 Perú (Machu Picchu por Salkantay), 2016 India (Bhaguirathi la fuente del Ganges)  y este domingo 15  de Octubre de 2017, partimos para Bolivia: (Isla del Sol (Titicaca), Cordillera Real, y Volcán Akotango).
Un grupo de dieciséis personas, en un viaje cuyos objetivos serán realizar un trekking en la isla del Sol, (la isla más grande dentro del lago Titicaca); Otro trekking de varios días por la cordillera real, y finalmente alcanzar la cima del volcán Akotango de mas de seis mil metros de altura.
La dificultad será la adaptabilidad al cansancio acumulado tras las repetidas marchas diarias, la climatología, y sobre todo a las patologías propias de la altitud y la falta de oxígeno al transitar por zonas con alturas desde los cuatro mil a los seis mil metros.
Pero todo esto dará un significado especial a lo alcanzado y lo vivido.
Porque no viajamos para escapar de la vida, si no para que la vida no se nos escape.
Un viaje especial con gente especial, que valdrá de nuevo para hacernos mas amigos, vencer miedos, debilidades y desánimos, y hacernos algo mejores, viendo, y participando de otra cultura.
Por experiencia sé, que nos esperan jornadas llenas de anécdotas, optimismo, entusiasmo, confianza, empeño, compañerismo y camaradería.



BOLIVIA
trekking  ISLA DEL SOL (Lago Titicaca), CORDILLERA real, y ascenso
al volcán acotango (6.052 m)
del 15 al 28 de octubre

AGENDA:

Día (15/10):  Barcelona – La Paz
Salida del vuelo.
De Barcelona a Bogotá (Colombia) y de allí a La Paz (Bolivia).

Día  (16/10). La Paz
Día para descansar y aclimatarse a la altura, no olvidemos que la Paz está casi a 3700m.

Día (17/10). La Paz
Por la mañana realizaremos un recorrido guiado por el centro histórico de la ciudad para visitar: La catedral, San Francisco, la plaza Murillo, las calles coloniales, Calle Jaén y el Mercado de las Brujas.
Igualmente subiremos al mirador Killi Killi donde disfrutaremos de una vista panorámica de la ciudad y del nevado Illimani (6.462 m), una de las montañas simbólicas de la ciudad.

Día  (18/10). La Paz - Lago Titicaca (El lago mas alto del mundo)
Día completo para viajar y hacer turismo de camino al famoso lago Titicaca, frontera con Perú. Allí tomaremos un barco para navegar por él y dirigirnos a su isla más grande: La isla del Sol, donde pasaremos la noche en un albergue.

Día (19/10). Isla del Sol - La Paz.
Por la mañana realizaremos un trekking de unos 10 Km. cruzando toda la isla de sur a norte y visitando durante el mismo varias ruinas Incas.
La altura media de esta caminata será de 4000 mts.
Por la tarde regreso a La Paz.

Día (20/10): La Paz - Laguna Khotia (Cordillera Real)
Saldremos temprano de la capital en dirección noroeste. Pasada la población de Palcoco, tomaremos una pista para adentrarnos en la Cordillera Real.
Poco a poco nos acercaremos a las montañas.
Dejando a nuestra derecha el macizo del Condoriri y a nuestra izquierda el macizo de Negruni, cruzaremos junto a la Laguna Khara Kota, para llegar a nuestro destino final, la Laguna Khotia, ubicada a 4.450 m, donde instalaremos nuestras tiendas y el campamento. 

Día (21/10): Laguna Khotia – Laguna Sistaña (4.660 m)
Dejando el lago Khara Khota, partiremos en dirección S/SE por unas amplias laderas hasta un paso situado al sur del pico Khollin Kkolu (4.745 m).
Desde este collado podremos contemplar detrás de las montañas la parte superior del Huayna Potosí.
Avanzaremos en dirección este hasta alcanzar el cauce del río Palcoco (4.400 m) junto  a restos de muros donde encierran rebaños de llamas y alpacas.
Continuaremos hacia el sur rodeando la base del contrafuerte de la montaña, para afrontar la última subida hasta la laguna Ajwani Khota (4.620 m).
Allí cruzaremos un puente para iniciar un nuevo ascenso hasta el Paso Sistaña (4.900 m.)
Después descenderemos hasta la laguna Sistaña (4.660 m), donde se aprecia el circo de los nevados Janchallani (5.396 m) y Wawanaki (5.258 m).
Y acamparemos junto al lago.

Distancia: 15,9 km  Horario: 6-7 h         Desnivel: +1.010 m / -770 m

Día 8 (22/10): Laguna Sistaña – Cerro Austria (5.326 m) - Laguna Chiar Khota (4.700 m)
Comenzamos el día con una fuerte subida hasta 4.800 m y luego hasta el Paso Juri Khota (4.900 m).
A continuación descenso hasta la orilla de la Laguna Juri Khota (4.700 m). Preciosa vista sobre la Cabeza del Cóndor, la Ala Izquierda y el Pico Eslovenia.
Rodearemos el lago por su orilla izquierda para subir hasta una bonita laguna glaciar a (4.930 m)  situada al pie del glaciar sureste del Condoriri.
Tras un descanso para contemplar el majestuoso paisaje y reponer fuerzas, iniciaremos el ascenso hasta el Paso Austria (5.130 m).
Desde este punto añadiendo a la etapa 200 metros de desnivel mas, y aproximadamente una hora y media extras, tendremos la opción de coronar la cumbre del Cerro Austria (5.326 m).
Después retorno por el mismo camino hasta el paso y descenso hasta la  Laguna Chiar Khota (4.700 m), lugar donde se ubica el campo base del Condoriri o el Pequeño Alpamayo.

Distancia: 9,4 km     Horario: 6-7 h (+1h30)        Desnivel: +840 m / -630 m (+/- 200 m extras en el ascenso al Cerro Austria)

Día  (23/10): Chiar Khota (4.700 m)  – Campamento Carmen Pampa (4.720 m)
Descenderemos por el camino hacia el pueblito de Tuni,  pasando primero por una laguna junto a la Rinconada del Condoriri y su refugio de montaña (4.490 m). 
Más abajo alcanzaremos la orilla occidental de la Represa Tuni (4.450 m).
En el otro extremo del lago se asienta el pueblito de Tuni (4.440 m), punto de inicio clásico de aproximación en muchas de las expediciones al macizo del Condoriri.
Con la cara Oeste del Huayna siempre enfrente del camino nos internaremos por un ancho valle siempre dejando el río a la izquierda.
Al poco rato pasaremos junto a las ruinas del campamento La Unión  (4.520 m) bajo una torrentera que desciende de la Laguna Esperanza, situada un centenar de metros por encima del lugar.
Más adelante el sendero gira progresivamente hacia el sur hasta  Carmen Pampa (4.720 m), una hermosa planicie situada al sur del Pico Imilla Apacheta. Al final de esta pampa se encuentra el emplazamiento del campamento, con unas bonitas vistas sobre la cara Oeste del Huayna Potosí y del nevado María Lloco.

Distancia: 16,7 km   Horario: 7-8 h      Desnivel:  + 430 m / -360 m


Día  (24/10): Carmen Pampa – Huayna Potosí /Zongo (4.750 m)
Esta última jornada de Trekking la iniciaremos con un ascenso al paso situado al norte del cerro Tajlla Willkhi (5.124 m).
Llegados al paso (5.090 m), presidido por las cumbres del Chacaltaya y del Charquini, se abre ante  nuestros ojos el valle de Zongo.
En el descenso el camino realiza una diagonal a la izquierda hasta interceptar una pista de tierra (4.990 m). Seguiremos por esta pista hasta alcanzar el fondo de un valle (4.720 m) donde fluyen las aguas que proceden del deshielo de la cara suroeste del Pico Milluni.
A partir de aquí entraremos en el valle del Zongo hasta llegar a la Laguna Pata Khota (4.680 m).
Ligero ascenso hasta alcanzar la carretera junto al Refugio Casa Blanca o San Calixto (4.750 m), junto a la bonita represa de Zongo.
Vistas espectaculares del Huayna Potosí. 
En este punto daremos por finalizada la marcha y una muy buena aclimatación. Encuentro con nuestro con nuestro vehículo para proceder al regreso a La Paz (2h).
Distancia: 9,3 km    Horario: 4 h      Desnivel: +470 / -460 m

Día  (25/10): La Paz – Sajama
Por la mañana viajaremos unas 4-5 horas recorriendo el norte de la provincia de Oruro hasta llegar al pueblito de Sajama (4.400 m).
Visitaremos allí la capilla de Curahuara de Carangas, también conocida como "La Capilla Sixtina" por sus ricos frescos y ornamentos.
Por la tarde, para recuperarnos del viaje, disfrutaremos de un reconfortante baño en las aguas termales del Parque Nacional, con vistas al volcán Sajama (6.542 m), la montaña más alta del país.

Día  (26/10): Ascenso al volcán Acotango (6.052 m)
Desde Sajama nos dirigiremos a Tambo Quemado, poblado situado a unos 10 km de la frontera chilena.
Un kilómetro antes de entrar en el pueblo, tomaremos una pista en dirección sur durante unos 10 Km. hasta las proximidades del poblado de Chachacomani. Aquí nace un camino de 12 km que por el lecho de un río se dirige hacia unas minas de azufre.
Antes de llegar a estas minas se llega al campo base; 5.100 y 5.200 m de altura.
Desde allí, ya a pie, ascenderemos por la ruta normal del filo SE siguiendo la loma de arena y piedra sin más dificultades hasta una pequeña antecima y luego hasta la cumbre principal.
El último tramo puede presentar nieve (crampones necesarios).
Desde la cima podremos disfrutar de una estupenda vista panorámica de 360º del altiplano boliviano y chileno, donde destacan el volcán Guallatiri (con su fumarola permanente), los volcanes gemelos (Parinacota y Pomerape), el Lago Chungará y el volcán Sajama.
Descenso por la misma ruta y retorno a Sajama.
Por la tarde inicio del viaje a La Paz (4-5h). Llegada al atardecer.
   
Día (27/10): La Paz - Vuelo de regreso a Barcelona
Pronto por la mañana nos trasladaremos al aeropuerto internacional para tomar el vuelo de regreso a casa.
La Paz – Guayaquil (Ecuador) ; Guayaquil – Bogotá (Colombia);  Bogotá – Barcelona.

Día  (28/10): Llegada a Barcelona
Llegada del vuelo a las 14:50.
Barbastro sobre las 19:00.


Diferencia horaria en Bolivia: - 6 horas

Clima: Bolivia, está situada en el hemisferio sur. Las estaciones frías (otoño e invierno) van de mayo a septiembre y la temporada caliente (primavera y verano) de octubre a abril, también considerado como la temporada de lluvias. 
El clima varía mucho en Bolivia, en función de la región y la geografía, pasando de frío en la región andina (La Paz, Oruro y Potosí), a caliente en la región amazónica (Pando, Beni y Santa Cruz).
 

sábado, 7 de octubre de 2017

50



¡¡Es oficial!!. 
Ya han pasado cincuenta años desde que por vez primera vi la luz en la clínica Cobos de Barbastro.
Mi primer añito de vida lo pasé en el por entonces pueblo y ahora barrio de Barbastro, Burceat, y después hasta el dia de hoy en Barbastro ciudad.
Ósea que soy “Bur-bastrense”, puesto que mi infancia siempre estuvo ligada (y eso jamás se olvida) a este vecino pueblo de mis abuelos paternos, donde pasaba con mis hermanos fines de semana y vacaciones escolares.
Y si, aunque me considero ciudadano del mundo, me reconozco privilegiado por el hecho de  haber nacido y vivir aquí; Cerca del Pirineo, y junto a mi querida Sierra de Guara. Me enorgullezco de ello.
Y no lo digo por decir; ¿Cuánta gente nace por desgracia en lugares de los que quiere escapar, o aún peor debe hacerlo por diferentes razones sociales?.
Como a todos  me ha sucedido cosas buenas y malas, justas e injustas, complacientes y dolientes; algunas sobresalientes, y otras intrascendentes, durante estos cincuenta años de infancia, juventud, y ahora madurescencia...
Si madurescencia, porque los hombres, al contrario que las mujeres, no dejamos de ser unos sempiternos adolescentes con todas las consecuencias...
Años de aprendizaje, equivocaciones, experiencia, tropiezos, vanidad, humildad y algunas veces resignación. Prueba y error; Tinos y resbalones. Pero eso sí, entusiasmo, mucho entusiasmo en todo lo que he emprendido. 
Para bien y para mal.  
Ahora ya sé que la vida es un carrusel de eventualidades abrigadas de un esmalte muy espeso de emociones y sentimientos, que en un instante pueden alzarte o en otro derrumbarte.
Y sé que cada edad es siempre nueva para cada uno de nosotros; podremos decir lo que queramos, pero siempre nos acorrala la inexperiencia y la ingenuidad.
Muchas veces, con la ambición de tenerlo todo, perdemos cosas que ya tenemos; con la avidez de deslumbrar, nos apagamos; o con el anhelo de pretender ser perfectos, nos olvidamos que no somos tan imperfectos como pensamos o algunos nos hacen creer.
Desde que tenemos conciencia, hacemos recuento de metas cumplidas, y nos proponemos nuevas. Y siempre mantenemos el presentimiento de que las cosas van a cambiar, serán mejores y por fin un día se cumplirán todos nuestros deseos.
Siempre es importante imaginar y desear lo mejor, pero aún más saber qué pasos dar para conseguirlo, y darlos; Con cincuenta años esto debe ser casi un cometido.
Cerrar los ojos, escuchar tu corazón, y sin predisponerte a los deseos o expectativas de los otros para contigo, pensar realmente en lo que tú quieres. 
Aunque sea algo verdaderamente difícil de cometer.
No me voy a explayar aquí con mis pasadas vivencias personales, ni con todo lo que deseo para esta venidera cincuentena, que finalizará antes o después con mi último viaje.
Tampoco puedo ni quiero quejarme; En muchas cosas logré imaginar imponiéndome a la resignación que te da de la seguridad, y tuve la gran suerte de arriesgar, perseverar, y lograr muchos de mis sueños.
Pero reconozco que a estas alturas sigo soñando y avanzando por esa senda que me marca mi imaginación y mi corazón.
Hasta aquí, en estos primeros cincuenta años, muchos encuentros y algunos desencuentros; Muchas bienvenidas, y del mismo modo numerosas despedidas y añoranzas. 
Demasiadas ausencias: algunos buenos amigos, mis abuelos y mis padres, ya ondean en la memoria de mi corazón mutilado de ellos, pero fortalecido para siempre con su recuerdo.
Mi madre todavía es la gran pérdida por rendir, que hace que este año tan especial, lo sea muchísimo menos. Porque extrañar no tiene brazos, pero oprime muy fuerte el corazón; y la extraño muchísimo. Siento como este año se me ha roto un trozo de corazón.
Es férreo e inflexible este oficio de vivir y da pocas treguas.
Por eso cuando las da hay que aprovecharlas.
En esta próxima cincuentena, deseo atesorar mas  recuerdos buenos para equilibrar esos malos que siempre vuelven.
Deseo no permanecer sentado en mi piedra por miedo a no volver a tropezar en ella y caminar; o mejor aún seguir corriendo y escalando. 
Deseo intentar que me resguarden buenas sombras, por haberme arrimado a los mejores árboles.
Subirme a todos esos trenes que pasan por delante, disfrutando del viaje.
Pero sobre todo deseo alcanzar mi cima dentro de veinte, treinta o cincuenta años mas, y allí arriba no arrepentirme de nada que haya hecho, pero sobre todo nada que haya dejado de hacer; cerrar los ojos, volver a colocarme esas alas que un dia tuve, y volar muy alto.