jueves, 21 de junio de 2018

ASCENSO ANUAL AL ANETO DE MONTAÑEROS DE ARAGÓN BARBASTRO


Un año más, decidí aprovechar la salida anual de mi club “Montañeros de Aragón Barbastro” al Aneto, para anunciarlo y compartirlo con el grupo del viaje de trekinng organizado desde Modoviaje (este año a Etiopia), y anexarnos con quienes quisieran participar.
Nos unimos cuatro personas.
Llegue a la Renclusa a última hora de la tarde cuando ya estaban allí todos.
Veintisiete participantes en total. Unos conocidos, otros por conocer.
Todos ya bien cenados; de tertulia; los experimentados más relajados, y los primerizos nerviosos e inquietos pensando en la jornada del día siguiente y en todas sus dudas existenciales; Pero todos entusiasmados claro.
Mientras tomamos un traguito de pacharán para sosegar esa ansia, los más veteranos dan consejos, hacen advertencias, y ayudan a regular los crampones explicando cómo se colocan.
Vamos, lo normal.
Cada vez que subo por aquí, rememoro cuando desde mis quince/dieciséis años hasta los veinte y pico, me dio por ascender tres miles uno tras otro. Coleccionarlos sí.
Y está ya más que probado que me cautivó y aún lo hace, porque como consecuencia de ello, o como progresión lógica se sucedieron los Alpes, los Andes, el Pamir, y el Himalaya, y todo lo que resultó y resulta de ello hasta el día de hoy.
Ahora mis ascensos a los tres miles eran más ocasionales, y normalmente para acompañar a alguien; pero este año en tres semanas ya llevo dos: (Uno con esquís, y este).
A las cinco diana, desayuno, y a las seis de la mañana, partimos desde los 2.160 metros de altitud del refugio de La Renclusa (el refugio más alto de los Pirineos hasta hace muy poco que se inauguró el de Llauset ).
-“No he pegado ojo”; -“Yo como un lirón”; -“Tu roncas”; -“¿Yo?, Seria el de la litera de abajo…”
Emergen sigilosamente las justificaciones y comentarios casi rutinarios tras dormir en un refugio de montaña, mientras nos ponemos en marcha veinte siete seres y sus mentes; cincuenta y cuatro patas. Un enorme gusano animado multicolor.
Inusualmente para las fechas que estamos, al poco ya debemos calzarnos los crampones para avanzar cómodamente y con seguridad por la nieve, que a estas horas aún no se ha transformado por el calor y está firme y sólida.
Habitualmente hasta el Portillón es un fragoso camino de piedras marcado por hitos.
Con paso amable y continuo, trazado en zig zags por José Masgrau (nuestro querido y ya histórico presidente), y vigilando las sensaciones del grupo, ascendemos sin prisa, pero sin pausa.

Una vez franqueado el Portillón superior que ganamos con comodidad gracias al manto blanco, y en el que tenemos que instalar una cuerda fija de apoyo para descenderlo, asoma el amplio y majestuoso glaciar del Aneto situado a 3050 metros de altitud.
Las caras de los que por primera vez ven esta estampa tan sublime, es un himno al sentimiento y la emoción.
Hoy hay unos cuantos que caminaban por un glaciar por vez primera.
A todos nos impresionó la primera vez, y aun hoy.
Está repleto de nieve; ¡que gozada verlo así para estas fechas!
Hace quince días bajé esquiando por él, y hoy no puedo evitar mirar de reojo y con cierta pelusa a los que ascienden con esquís, intuyendo lo que van a disfrutar bajando.
Como anécdota he de decir, que hoy sube conmigo Juan Jaime Leache.
No la primera, pero quizás la segunda o tercera vez que coroné el Aneto, allá por el año 1985/86, ascendí con él.
Él por entonces era nuestro monitor de campamentos en los Scouts, y para nosotros que éramos un poquito más jóvenes, un referente montañero.
Hoy, más de treinta años después, volvemos a ascenderlo juntos, y ese hecho me entusiasma.   
Con crampones, por un glaciar con tanta nieve como para atravesarlo cómodamente en diagonal desde el mismo Potillón, nos dirigimos caminando gradualmente hasta el collado de Coronas (3198 metros de altitud)
El paso desenvuelto y apacible que marca Martin, y la atenta vigilancia de Agustín que acompaña y ampara inmediatamente a cualquiera que quede rezagado, consolida el ascenso.
A partir del collado de Coronas, toca apretar los dientes para un último tramo de fuerte pendiente hasta el ante cima. ¡Pero ya está allí!
Tras este tramo cuesta arriba que superamos poco a poco, pero sin dificultad, nos situamos ya a 3.400 metros de altitud, y nos enfrentamos a el temido desafío de "El Puente de Mahoma". A cuatro metros de desnivel de la cima.
Un paso de unos 50 metros de longitud, que, aunque de poca dificultad técnica objetiva, lo aéreo y expuesto de su enclave, hace acentuar el temor al atravesarlo; sobre todo a personas con algo de vértigo.
Hay que afrontarlo sin temor, pero siempre con respeto y prudencia.
Hemos tenido la fortuna de llegar en un intervalo entre grupos.
Los que nos precedían ya han bajado, y los que nos siguen aún les falta para llegar. Así que el puente está libre y estamos solos.
Podemos instalar convenientemente una cuerda de extremo a extremo del puente con varias fragmentaciones, y colocarnos Martin, Juan Jaime, Fernando y yo, en los pasos más técnicos para echar una mano, y así poder atravesar uno a uno asegurados y con total desenvoltura, salvándolo sosegadamente, con prudencia y facilidad.
Superado el Puente de Mahoma llegamos a la cima del Aneto (3404 m).
¡Siempre emocionante! ¡El techo del Pirineo!.
Pero hoy no es real… En esta ocasión, y debido al espesor de la nieve, la cima del Aneto está más alta. Así que al menos y por esta vez, hemos coronado un Aneto de (3405 m).
¿Cómo explicar que se siente cuando te abrazan con manifiesta y sincera emoción? Pues no hay palabras para hacerlo.
Solo sé que tras ese gran estímulo quedas como golpeado. Golpeado de optimismo y felicidad.
Se adueña de ti una combinación de satisfacción y bienestar.
Los novatos por ser la primera vez; los veteranos por la emoción propia de la montaña, de volver a subir una montaña que amamos, sumado a ser testigos de ese milagro de felicidad que da haber conseguido un sueño por parte de otros.
Miras, mides, estas, suenas, sueñas, y sucedes.  
Intentas captar el instante, retenerlo en imágenes, en la retina, el corazón, y muchas fotografías para hacer el instante inmortal.
Instantes con márgenes imaginarios y libres.
Apostar contra tus miedos, a favor de tus ilusiones, y ganar.
Si afrontas un desafío, sabiendo que el único final posible es la meta, la cima o el éxito, pierde ese fulgor de hazaña e incertidumbre, que tanto nos motiva.
Esta travesía, este día, ha sido extraordinario por tantas cosas: reencuentros de amigos en un marco incomparable, el primer tres mil de algunos con su bautizo, el primer Aneto de otros, padres e hijos en la cima… Tantas historias. Cada cual la suya.
Gracias a todos por compartirlo y hacerme partícipe.
Por cierto, plantamos en la cima una botella del vino tinto de bodegas Pirineos 3.404, para hacer un favor a un amigo que ya hace un año me pidió hacerlo, y nos dio mucho juego. Lógicamente y para celebrarlo, nos la bebimos, y nos bajamos el envase claro…
En resumen: Hay que ejercitar la actitud; siempre constructiva y positiva.
Finalmente, en general, se trata de saber extirpa cualquier pensamiento negativo.
Es la diferencia entre “no puedo más” y “aguanta un poquito más”.  La diferencia entre llegar o no.
En esto, en esta ocasión, José Masgrau nos dio un gran ejemplo.
No era su mejor día, y sin embargo tiró de orgullo, amor propio y pudo con todo el deseo de coronar junto con sus hijos su primer tres mil, y bautizarlos en una especie de relevo generacional del que fui emocionado testigo.
Si crees en ti mismo, no habrá nada lejos de tus posibilidades.
Y si lo haces constantemente, llegará el día en que otros no tendrán más remedio que creer en ti.

miércoles, 6 de junio de 2018

ESQUIADA EN JUNIO EN EL ANETO (LA LLAMADA DE LA SELVA)


Todos albergamos dentro un instinto que nos conduce a donde o a lo que deseamos.
Y no debemos olvidarnos de confiar en ese instinto, porque el notar su presencia nos da la fortaleza de realizar eso que sentimos y sentirnos renovados.
Tres treinta de la madrugada, desperezarte, levantarte, desayunar, coger los bártulos de esquí de montaña, subir al coche y arrear rumbo a Benasque.
A las cinco y media comenzaba a andar desde Plan D’ Están rumbo al refugio de la Renclusa alumbrado por la luz de mi frontal y con los esquís trabados en la mochila.
¿Objetivo?, “Sobre la marcha”.
La pista para acceder a la Besurta, como consecuencia del deshielo y las abundantes lluvias de estos días se encuentra inundada, así que toca aparcar mas abajo y caminar, pero, ¿a que hemos venido?
Una  decisión así parece excepcional, pero no lo es.  A mí alrededor bastante gente que ha tenido la misma ocurrencia se están equipando, y marchando para arriba; unos andando, otros con esquís igualmente.
Y eso sin contar todos los que estarán partiendo desde el refugio que subieron a dormir el dia anterior.
Ya ha amanecido, y estoy justo debajo del refugio.
Aquí te encuentras con la nieve, y muchos comienzan a tirar sus tablas al suelo y equiparse.
Me topo con Jairo Lanau y Borja Lordan (miembros de mi club) que están sentados en una gran piedra equipándose apaciblemente.
¡Me alegra verlos!
Llevan la misma pretensión que yo; enfilar hacia el Aneto, y sobre la marcha dependiendo de las condiciones y cómo evolucione la meteorología.
Me hubiera gustado acoplarme a ellos (sí ellos me hubieran dejado claro.), pero decido continuar solo; Necesito bajar pronto, porque presento un audiovisual por la tarde en Monzón en la estupenda feria del deporte “Cinca Sport”, y no quiero subordinarme a nada por sí acaso.
A Jairo, Borja y compañía no los he tratado mucho, pero los conozco y aprecio. Pertenecen a unas nuevas generaciones de alpinistas del club con gran devoción, facultades, proyección y  formación. Espero en un futuro cercano poder conocerlos mas, e incluso hacer actividades junto con ellos (si me dejan claro...jajaja).
En la puerta del refugio decido ponerme los esquís, y tirar para arriba.
Como me gusta subir con nieve hacia el Aneto. Nada que ver con los insufribles peñascales del verano.
Todo liso; Todo tieso.
¿La pasión por algo (correr, subir montañas, bajar barrancos, viajar, etc.) es racional? ; Puede, pero lo normal es que no.
Nace en un momento de tu vida, en cierta microscópica neurona, y ante algún estímulo se detona con todas sus consecuencias.
Y de repente, eso es lo más importante en tu vida.
Durante un tiempo es el patrón que agita tu cuerpo y tu alma.
De este nostálgico modo recuerdo cuando desde los quince/dieciséis años hasta los veinte y pico, me dio por ascender tres miles. Coleccionarlos sí.
Después como consecuencia o como progresión sobrevinieron los Alpes, los Andes, el Pamir, el Himalaya, y lo que resultó de ello más tarde: Sables, Yukon, Báltico, etc.
Ahora mis ascensos a los tres miles son más ocasionales, y normalmente para acompañar a alguien. Aunque estoy deseoso de retomarlo y en pocos años, me gustaría reeditar muchos de ellos junto a mi hija (si ella quiere.)

Casi sin darme cuenta, y haciendo en algún momento bamboleos para no poner las cuchillas (especie de crampones que se acoplan a los esquís de travesía), te plantas en el Portillón Superior y se despliega ante tu vista la majestuosa estampa del Glaciar del Aneto.
Aquí si hay que quitar los esquís, y poner crampones para descender con seguridad este formidable atrio hasta alcanzar la huella acuñada mas abajo, que atraviesa la parte mas comprometida de la pendiente hasta alcanzar una zona segura donde calzarte de nuevo los esquís.
Y ya, tan solo es cuestión de deleitarse desplazando suavemente tus esquís a ritmo casi de baile hacia el regazo de la antecima del Aneto.
Mientras, al levantar la vista no puedes evitar estremecerte pararte e ir haciendo fotos de esta estampa que por muchas veces que la hayas visto, jamás deja de sorprender.
Mientras me voy deleitando ensimismado, advierto que hay una capa de nieve recién caída de un dedo y medio, y no puedo evitar vigilar de reojo pendiente abajo y observar nadie ha bajado todavía por el glaciar. La capa superior esta virgen.
Vigilo la hora, y voy evaluando la gente que va por delante.
Sé que a continuación, en el paso de Mahoma, si agarras gente puedes estar un rato para pasar en un sentido y en otro...
Entre esta especulación, la nieve fresca que me aúlla al oído, ya que el discurrir de las horas hace que la nieve evolucione, se transforme y se ponga delicada, decido llegar al collado de Coronas (3.282 m) y una vez allí equiparme y lanzarme glaciar abajo hacia el Pla d’ Aigualluts (2074m), disfrutando de una de las mejores esquiadas que puedes encontrar en el Pirineo:
¡¡Mil doscientos metros de desnivel!!
Desde Plan D’ Estan que es donde dejé el coche, son casi 1.400 metros de desnivel, que para una mañanita no está mal.
La cima me da igual. Ademas en dos semanas volveré acompañando a un grupo.
Verdaderamente no sé cuantas veces lo he subido.
No llevo la cuenta de nada de estas cosas. No pocas, aunque tampoco ninguna barbaridad como podría ser las veces que he bajado el río Vero.
Si que recuerdo la primera en 1983;También la primera con Miguel y mi hermano Jorge en 1985. En invierno, en verano, solo o conduciendo algún grupo, caminando, escalando, o como hoy, con esquís.
Asi que hoy, que voy solo y tranquilo, antepongo una esquiada con tiempo para poder bajar con buenas condiciones y prudencia, ya que después desde el Valle de Aigualluts hasta el coche me llevará algo mas de una hora de caminata.
Así que dicho y hecho.

Apertura de este espectáculo con una nieve de fantasía con base y poco profunda en la que detenerte cada ciertos metros para recrearte y saborear; prolongada mas abajo con una nieve profunda pesada y algo delicada donde tirar de moderación y pausa; Para por suerte enseguida, concluir con una nieve un poco marrón medio primavera pero muy muy esquíable hasta el fondo del valle, que me deja ese regusto especial de los días plenos y provechosos.  
Los esquís a la mochila y caminata hasta el coche, parada a comer fenomenalmente como siempre en el Cotiella de Campo, y a las tres en casita.
Una jornada sublime.

No estoy en condiciones de decirle a nadie lo que es la vida, pero si de proponerles disfrutarla. Hay que ser un gran descubridor, y ella, la vida, una permanente incógnita.
Después tu carácter es el empuje silencioso y la constante de nuestra voluntad. Y siempre escuchar a tu cabeza, si, pero dejar que hable tu corazón.
La llamada de la selva.


miércoles, 30 de mayo de 2018

2 ª EXPEDICIÓN INFANTIL A ESTADILLA



La sección de senderismo infantil y familiar de Montañeros de Aragón Barbastro, lo vienen haciendo muy bien desde hace algunos años.
Variedad de excursiones, casi siempre asociadas a alguna visita cultural o divulgación.
El año pasado tuve la fortuna de poder ayudar organizando una de las salidas.
Ya entonces, a la hora de discurrir que recorrido preparar y como, en mi cabeza se amontonaron diferentas conceptos: juego, diversión, aventura y aprendizaje.
Así que teniendo en cuenta estas reseñas, recordando las excursiones y campamentos de cuando era niño, los años como monitor de alpinismo, barranquismo y escalada en el club, e incluso las expediciones a montañas remotas, fui ideando un juego:
Se trataba de caracterizar una ruta fácil de senderismo infantil la excursión, y transformándola en un juego representando una expedición a una remota montaña. Todo esquematizado.
Y la experiencia fue un éxito.
Así que cuando este año me ha tocado de nuevo organizar, no he tenido ninguna duda en repetir la experiencia.
Volví a pedir colaboración a mis amigos Carmen (Alcaldesa de Estadilla) y Ricardo, que han compartido conmigo viajes de aventura a Nepal, India y Bolivia, y planteamos el escenario en los alrededores de su pueblo de nuevo.
Con esta valiosa ayuda, proyectamos una ruta, en la que combinar unas maniobras con las que hacer una excursión, divertirnos y a la vez aprender conceptos de montañismo.
Conceptos como expedición, aproximación, campo base, campo de altura, vía o ruta, grietas, encordarse, cima, y lo más importante, compañerismo, ayudar y  dejarse ayudar.
La respuesta a nuestra propuesta de nuevo ha sido muy buena pese al tiempo que últimamente nos acompaña: Cuarenta personas, de ellas veinte niños.
Partimos de la base que a los niños, si los motivas bien, y les enseñas que las cosas no son tan complicadas como parecen, se adaptan a todo.
El problema normalmente somos nosotros los padres, cuando pretendemos que comprendan las cosas con nuestros ojos.
De nuevo la clave imaginación, serenidad y la generosidad por parte de todos los participantes.
A las ocho y media de la mañana del sábado marchamos desde Barbastro en nuestros vehículos particulares, que aplicando la imaginación, mágicamente se habían convertido en aviones con los que volar hasta un lejano país llamado Estadilla.
Allí, “tras aterrizar”, nos recibieron los Sherpas locales (Ricardo incluso ataviado con un gorro típico Nepalí), los cuales nos guiarían para aproximarnos hasta la montaña que pretendíamos escalar por una ruta inexplorada.

Y tras una pequeña charla de introducción, comenzamos la aventura aproximándonos en vehículos (esta vez los coches eran Todo terrenos) por una pista hasta el comienzo de la ruta.
Allí comenzaba lo bueno:
Bajamos por una senda y al poco atravesamos un auténtico cementerio de restos de huesos y cráneos de cabras que Ricardo había acondicionado muy bien para ornamentar la aventura y darle ya desde el principio aroma a hazaña de verdad.
Al poco cruzamos uno a uno sobre una escalera de aluminio una imaginaria y enorme grieta en el glaciar.
Pero... progresivamente comenzó a tronar y a caer unos enormes goterones.
Así que un nuevo e improvisado aprendizaje, fue explicarles la multitud de veces que la montaña no te deja subir, y no pasa nada; que una retirada a tiempo es una victoria.
Todos corriendo a los coches.
Aunque parecía amainar enseguida, evaluamos el no ascender ya hacia esa parte de la sierra por ser una zona muy expuesta a los rayos, y haberse empapado además una parte rocosa que debíamos atravesar haciéndola resbaladiza y delicada.
Así que al bajar hacia el pueblo, y ya sin llover, improvisamos una excursión alrededor, en la casi recién estrenada “ruta de las fuentes”.
En ese paseo improvisamos el trepar por una cuerda para ascender un desnivel, encordamos para progresar por una escarpada senda, e incluso para terminar hicimos un par de juegos para recordar que siempre hay que llevar gafas en la nieve o un silbato para pedir ayuda.
Ya en Estadilla de nuevo, al terminar,  nos obsequiaron con unos refrescos y un picoteo. ¿Qué mas se puede pedir?.
¡Está claro!. El contacto con la naturaleza en la primera infancia es una huella imborrable, que se posa como una semilla que germinará más adelante en forma de buenos recuerdos y valiosas lecciones.
Debemos mirar siempre la montaña con ojos de niño.
Lo que uno ama en la infancia se queda en el corazón para siempre.
Gracias a todos los que participasteis de nuevo.