jueves, 20 de septiembre de 2012

4175

Desde hace ya años, soy consciente de que ilusionarme con "mis" metas deportivas (las que sean), es una buena forma de crecimiento personal; una buena forma por un lado de elevar mi autoestima, y por otro de aprender de mis errores (que son muchos).
Tengo ya la seguridad de que el deporte me ayuda a mantener mi equilibrio y mi salud psicológica. Me ayuda a forjar mi propio carácter.
Ese propio carácter que describe la particularidad con que uno se mira a sí mismo, sin caer, sin ser prisionero de la mirada de otros. Esto, es lo que me permite desarrollar mis propósitos de superación y de soñar siempre con propósitos futuros.
El próximo 4 de Noviembre de 2012 se celebra una nueva edición de la maratón más popular del planeta, la Maratón de Nueva York.
Por lo que sé, y aunque afortunadamente no ha sido mi caso, hoy día, ser finisher del New York Marathon tiene como principal dificultad el conseguir un dorsal.
Ya tengo mi numero de dorsal oficialmente asignado, el cajón y hora de salida. Así que si no pasa nada (crucemos los dedos), ese día cuatro estaré en la línea de salida cumpliendo otro de mis longevos sueños (uno más). "Correr la maratón de Nueva York; lo de ser finisher, lo intentaré.
Mi dorsal es el número "4175", y saldré a las 9, 40 h del segundo cajón de la zona azul.
Hay tres salidas simultáneas y paralelas (identificadas cada una con un color: azul, verde y naranja) que no se juntan hasta la milla 8. Cada zona de salida con su color tiene su zona de espera diferenciada. Dos salen por encima del puente de Verrazano, y una por debajo (nivel inferior). Afortunadamente me ha tocado por encima y así podré sumergirme mas del impresionante ambiente.
Por otro lado en estas tres salidas, hay tres (oleadas, "wave"), separadas entre ellas 30 minutos: A las 9:40 (la mía...15:40 hora española), 10:10 y 10:40. Mis amigos y cómplices de carrera Paco, José Hernán y Rafa, salen de diferentes cajones al mío, pero a la misma hora.
El recorrido:
La salida se da en Staten Island, justo en el acceso al puente de Verrazano, que cruza la bahía y conecta con Brooklyn. A partir de allí el circuito transita por todo Brooklyn y Queens hasta alcanzar Queensboro Bridge, que es donde se cruza el East River para adentrarte en Manhattan. En Manhattan subes por la Primera Avenida, cruzando una pequeña zona de colinas que describen como bastante dura, para alcanzar el Bronx; después de cruzar un par de puentes más comienzas a bajar por la Quinta Avenida hasta Central Park, donde te adentras un par de kilómetros, y emerger otra vez a la Quinta Avenida a la altura del hotel Plaza, y finalmente ya en Columbus Circle penetrar definitivamente en Central Park para afrontar el último kilómetro y llegar a la mítica meta en Tavern on the Green. 
Como curiosidad:
- Existe un modelo de gafas RAY BAN 4175.
- El pasado año, este numero de dorsal lo llevó MATTEO ZAGHI de Italia 03:45:02.
¡¡¡Que ganas tengo!!!
Todavía son mis ilusiones infantiles las que me hacen notar una abertura en la supuesta coraza de hombre. En la vida, la ilusión, la imaginación, el deseo y la esperanza es lo que más cuenta.

4 comentarios:

  1. "penetrar en Central Park"... ¿¿¿??? hablamos de running no ??? Intentaremos llegar, y sonreir, y tomar una cerveza fresca en esa Tavern on the green.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ganas Paco de compartir esta carrera y este viaje!!!

      Eliminar
  2. No sabes la envidia sana que me das....al parecer es bastante complicado conseguir un dorsal para correrla. El día que me vea preparado para ir allí, te preguntaré como conseguirlo,jeje. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Srgio!!Ya te contaré, aunque a partir del proximo año endurecen bastante las marcas para acceder directamente.

      Eliminar