miércoles, 24 de abril de 2013

CAMINA O REVIENTA

La perfección solo existe como hipótesis humana. Es más, forma parte fundamental de ese supuesto fin al que aspiramos por el camino de la auto superación.
Y esa  búsqueda de la perfección "bien entendida" sin duda es un motor que nos impulsa en cada nuevo desafío contra nosotros mismos.
Yo no soy perfecto. Ni soy de los que se sienta sobre sus laureles. Es más,” Sentarse sobre los laureles" me parece un "modo de derrota". Siempre quedan cosas nuevas por intentar, y sobre todo por disfrutar.
Lunes 12 de la madrugada plaza del Pilar.  Junto a Paco y Luis me dispongo a salir corriendo desde Zaragoza hasta Huesca participando en la XII Jorgeada (III corriendo). Por delante toda la noche y 75 kilómetros.
Aquí también me reencuentro con algunos amigos de entusiasmo y voluntad: Javier (que nos presenta a su mujer y su hija), Alfonso (Almasy Runner) y Andrés Montalvo (que como me indicó, vendría a acompañarme unos pocos kilómetros). Nos dan la salida a unos 50 corredores. Los que la realizan andando, unos 500, han partido a las 10 de la noche.
Pasan los primeros kilómetros en animada charla con Andrés. Me aconseja para los puntos conflictivos del recorrido, ya que él la corrió la pasada edición.
Saliendo casi de Zaragoza, nos encontramos con su compañero de fatigas Chema Belio. Un apretón de manos, y prosigo mi marcha, acompañado, pero solo. Ahora habrá que ajustar temperamento y carácter. Y no es lo mismo temperamento que carácter. El primero, el temperamento es lo consolidado, físico, heredado, mientras que el segundo, el carácter, está reservado para lo exclusivamente psicológico. No en vano, hay que ser prudente, pues no es lo mismo correr después de haberse levantado de la cama y descansado, que hoy que me he levantado a las seis y media de la mañana, tras haber dormido regular, he trabajado todo el día, y al salir de trabajar me he venido para aquí a correr toda la noche. Ya llevas de salida un invisible desequilibrio físico. Que no moral.
Se suceden los kilómetros, y voy buscando un ritmo tranquilo y prudente, sin pensar demasiado en las sensaciones de mi cadera, en la que percibo cierta rigidez.
Ahora, grupos ya de sagaces andarines, los cuales muchos te animan.
Me da por pensar, que cada persona obtiene una vivencia, un placer diferente, o una forma diferente de vivir lo placentero. Aquí estamos casi seiscientas personas andando o corriendo, de noche. Muchas horas, muchas vivencias diferentes, diversos caracteres, y muchos modos de enfrentarlos, de enfrentarte a ti mismo.
Llego a Villanueva de Gállego, en el km 15, paro, me avituallo, y continúo. Poco a poco, más y más animosos luceros rojos intermitentes. Los andarines llevan estos pilotos en la parte posterior de sus mochilas, nosotros, los corredores, azules. Adivino que estamos en las largas rectas de la carretera antigua que conduce a Zuera (km 25).
La noche pasa tranquila. De eso se trata, de probar mi cadera con todas sus consecuencias. En las largas rectas que nos conducen a Almudevar, el dolor se ha vuelto agudo, afilado y punzante, y esto me obliga a tomar un antiinflamatorio, si quiero continuar y terminar. Cuando este me hace efecto, puedo correr sin mayores problemas, manteniendo el ritmo de 5m,15/20s que había previsto. Santa pastillita.
Llegué a Almudévar y en el avituallamiento me comí un poco de su famosa trenza. Había panceta recién hecha a la brasa, pero tras 50km corriendo no es algo que te pase muy bien (que rabia, si la pillara hoy...). Tras el paso por Almudebar, ya solo divisaba dos corredores. Yo, lejos de quererlos sobrepasar, me hago el remolón para llevarlos siempre a una distancia prudencial delante mío. Sus pilotos azules me sirven de referencia visual para ver bien el trazado más allá de la luz de mi frontal. Solo he hecho breves paradas en los avituallamientos para comer y beber algo, dos paradas para aguas menores y una para aguas mayores (demasiada bebida isotónica). El resto de la noche no he parado de correr ni un segundo, así que estoy satisfecho.
La cadera, aunque atenuada por la pastilla, ahora molesta con un dolor más opaco, pero me permite correr que ya es. Estas sensaciones de dolor variable, sé que son causadas por el instinto que el cuerpo tiene de defenderse. Y este instinto es muy bueno en emergencias. Doy fe. En la Yukon Arktic se me bloqueó la pierna en contra de mi voluntad, para defenderse del daño que le estaba causando al psoas... Los grupos musculares van ayudándose entre ellos para defender al más débil o lesionado, y esto lo notas. En mi cadera están realizando hoy horas extras ante mi agresión.
Me distraigo pensando en Luis, que antes de la salida, mientras cenábamos, se le notaba ansioso, temeroso, preocupado y tenso, ante su primera "ultra", como es normal. Y nos pedía consejo a Paco y a mí. Yo no me considero ningún experto en nada, ni me gusta aconsejar, pero ahora pienso más pausadamente en que le hubiera dicho de tener más tiempo basándome en mi propia experiencia:
Que se programara una alimentación adecuada y de una forma equilibrada, y beber antes, durante y después.
Plantearte una estrategia "personal"  a seguir (muy importante). Esto te ayuda a salir con mayor confianza, aunque después tengas que improvisar dependiendo de muchos factores.
Algo que yo hago poco, pero aconsejaría: Estudiar el recorrido de la prueba y establecerte unos tiempos de paso coherentes, y la básica recomendación de seguir tu propio ritmo, y no en el corredor que te precede.
Ni que decir tiene que llevar el material adecuado. Hoy Luis en la salida decía que venía un poco fresco. La noche está siendo fresca y he tenido que abrigarme acordándome de él.
Teorías que hoy me he pasado por el forro: Tratar de dormir bien y todo lo que puedas el día previo.
El día de la carrera, comer mínimo dos horas antes de la carrera, y seguir prestando atención a la hidratación.
Y algo que siempre yo he llevado bien, no dejar que los nervios te dominen en la salida, porque  no por estar en los primeros puestos vas a llegar antes; es muy largo, y la propia carrera te pondrá en tu sitio natural. Los esfuerzos iniciales siempre se pagan.
Comienza  a amanecer ya cerca del avituallamiento de Walqa, tras haber bajado a oscuras por una zona algo dificultosa monte a través con agua y barro. Allí un vaso de Pepsi para despejarme, y a por el último empujón.
Siete horas y veinte minutos después de salir de Zaragoza, estaba en la ermita de San Jorge de Huesca, recogí mi diploma y mi camiseta, me tome un café con leche, llame a Paco, que me comentó que andaban por Almudevar junto con Luis, y para casa.
No sufrí. No lo pasé mal, excepto moralmente por la evidencia de que mi cadera (su bursitis) pagaría seguro las consecuencias. Creo que hice un buen planteamiento de carrera, y me pareció un recorrido muy recomendable para los que quieren iniciarse en la ultra distancia.
Consecuencias, como el titulo indica "camina o revienta",  y… mi cadera hizo las dos cosas. Hoy de nuevo inflamada y con dolor, ya he concertado gracias a José Masgrau cita con un especialista para tratarla y curarla. A Ronda creo que le tendré que decir adiós, para así poder llegar a Lavaredo.
Sin penas. El destino también juega, y muchas veces encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo.
Gracias Paco, Luis, Javier, Alfonso y Andrés.

10 comentarios:

  1. Enhorabuena por haber superado este nuevo reto. Y encima con la molestia que arrastrabas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón.Pero ya sabes, sarna con gusto...

      Eliminar
  2. Gracias a ti siempre Javier.
    En buena parte gracias a este blog y a la UTGS descubrí este mundillo que tantas experiencias me ha aportado y que me he enseñado más sobre todo de mí mismo.
    Si Ronda no te sirve igual la Calcenada, aunque no es mucho después, te puede servir como carrera de más de 100 km de cara a la Spartathlon 2014. Supongo que lo habrás contemplado ya pero por si acaso te lo comento. Son 3 Km más que Ronda pero bastante más cerca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco la sugerencia. A ver que diagnostico me dan el lunes, y entonces me replantearé como lo hago. Un abrazo y espero que coincidamos pronto otra vez.

      Eliminar
  3. Yo creo que estas muy flaco y por eso te abulta tanto la bursitis esa de tu cadera, una semana de lentejas y guisos maternos variados y como nuevo. Adelante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tu madre o de la mia? jajaja. Pero para que mas madre que tú que siempre me estás cuidando.

      Eliminar
  4. Eres una maquina y no tienes fin. ¡¡Joder!!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena javier por haberlo conseguido y a ver si esas molestias se acaban de arreglar.Me estoy iniciando en esto del ultra y me parecen apropiados y buenos tus consejos.Tu reflexión de temperamento y caracter es para masticarla un rato y meditarlo bien.
    La verdad que me gusta todo lo que escribe.
    Un saludo, Lurdes

    ResponderEliminar
  6. Gracias Lurdes. Este es un eporte muy bonito, pero como todos, mientras tú así lo sientas. Un beso

    ResponderEliminar