martes, 1 de julio de 2014

MASCÚN


Si el hombre es, somos, parte de la naturaleza, y aún más, no somos nada sin ella, ¿por qué siempre hablamos de la naturaleza como si fuera algo extraño a nosotros?. Somos parte de ella.
Eso sí, por desgracia, en la actualidad, también somos el factor mas desequilibrante para ella.
Sigo filmando lo mejor que puedo, y eso sí, “con mucho cariño”, mis queridos barrancos de Guara.
Son mini películas realizadas por y para mí mismo, pero para compartirlas con mi familia, mis amigos, y con quien quiera reconocerlos desde mis ojos y con mi particular enfoque.
He de confesar que disfruto mucho haciéndolas.
Posiblemente porque tenía muchísimas ganas de participarlos de esta manera, donde se enlazan dos de mis pasiones: la de los barrancos y la cinematográfica...
Esta semana, un clásico entre los clásicos, que por desgracia se suele secar casi siempre a comienzos de verano: “El Mascún”.
Cuando comenzamos a funcionar como guías por el año 95/96, ir al Mascún era casi una celebración y siempre siempre un enorme placer con sentimiento de aventura.
Era salirte de la rutina; salirte del Vero (el que más se descendía por entonces), y al mismo tiempo, visitar a Manolo (Único habitante de Otín que junto a su pareja Bárbara (Alemana) regentaban allí un insólito semi albergue y un hospitalario bar (hoy por desgracia todo abandonado y en ruinas).
Cuantas noches de tertulias, paellas de conejo a la brasa, e incluso bailes disfrutamos en Otín por entonces... Que decir, Manolo era todo un quimérico personaje...
Volvamos al barranco. El recorrido de este clásico, de comienzo a fin está repleto de localizaciones características y reputadas de la sierra de Guara: El delfín, la fuente del Mascún, la Torre de Santiago, la Cuca Bellosta, la Ciudadela, el Saltador de las Lañas, la cascada de Peña Guara, el pozo negro, el Caos del Onso, o rocas tan originales como el beso o el zapato...
Son junto con el Cañón del Vero, indudablemente los barrancos con más reputación de la Sierra.
Un barranco, de los que lo tiene todo: Una prolongada y hermosa aproximación, un descenso furtivo, latente y  técnico donde encontramos saltos (siempre evitables), pozas, galerías, oscuros, rápeles y destrepes, velados con la ornamental estética característica de Guara y su belleza salvaje. Té cautiva.
Un barranco en el que incluir lo mirado, lo externo, en nuestro impresionable interior, contribuye por un instante a pulir la mejor versión de nosotros mismos.  Esa que hace manar la curiosidad, y de la que nace un primer conato del creer en algo y del encanto por la vida.
Además del placer deportivo de su descenso, la contemplación de toda su esencia, te proporciona un peldaño mas de comprensión, de tolerancia y adhesión hacia la naturaleza, hacia todo, incluso hacia ti mismo.
Es en lugares como este, donde podemos salir de nosotros mismos. 

6 comentarios:

  1. A-CO-JO-NAN-TE.
    Te van a tener que dar algún título honorífico de embajador de Guara o algo así. Son los mejores vídeos que he visto. Captan perfectamente la majestuosidad de este territorio.
    Lo que más me impresiona es el como puedes grabarla tú sólo.
    Tremendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja. todo lo que se hace con pasión, no cuesta tanto como aparenta.
      Gracias Roberto

      Eliminar
  2. Que pequeñita haces que me sienta cuando te leo. Cuanto he de aprender para ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu comentario, pero no me lo tomo como un halago. Al revés, nada mas lejos de mi intención cuando escribo, que hacer sentir a nadie pequeñito. A todos nos falta mucho para ser, pero, aunque sea una contradicción, todos somos. Tú la primera.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Gracias por el abrazo. Entiendo perfectamente tus intenciones, solo que cuando eres auténtico muestras al mundo tu verdadera belleza y eso a mi al menos hace sentirme así. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por deleitarnos con este precioso barranco. De éste si que había oído hablar mucho, pero ahora cuando lo he visto siento emocionada que es verdad todo lo que se decía de él.Tienes que sentir un cosquilleo de emoción al poder contemplar y disfrutar de la cantidad de pozas de agua en escalera "verde turquesa" , laberintos estrechos, saltos de agua,,,,,,, bueno todo, lo haces tan fácil de contemplar,, en una palabra Javi,,,,, IMPRESIONANTE.

    ResponderEliminar