miércoles, 10 de junio de 2015

CORRER SENTIR (PARTE 2)



Muchos dicen, reconocen, que necesitan de objetivos (carreras) para salir a correr; y lo respeto; somos libres de realizar lo que queramos como nos venga en gana.
Al fin y al cabo, la mitad del mundo no entiende los pasatiempos de la otra mitad.
Pero considero que si precisas esos propósitos para obligarte a salir a trotar, realmente, “no te gusta hacerlo”.
El bum del correr y la creación de nuevas carreras continúa: Medias, maratones de asfalto, de montaña, Trails, Ultra Trails, carreras del Agua, Solidarias, contra el Cáncer o VIH, nocturnas, 10 Ks, km verticales, con lucetas, con polvos de colores, con obstáculos, en ropa interior y hasta en túneles. La oferta es tan amplia que agota solo mirarla.
Estoy seguro que por vetusto o forzado, en algún momento este bum terminará. Y muchas de estas carreras morirán.
En una especie de ansia, la gente que comienza a correr, en poco espacio de tiempo se lanzan a participar en medias maratones, maratones o ultras. 
Pero posteriormente much@s, cuando hayan realizado su colección de carreras o postrada su lista de mejores marcas, a no ser que sean buen@s y ese afán de distinción y “aplausos”, dilaten su “afición”, terminarán hastiados o “lesionados”, y lo dejaran.
Por eso insisto;  no hay que correr siempre asociándose con un reto, sino que hay que aprender a correr por simple placer; sin metas ni objetivos.
Disfrutando de ese tu tiempo, de la naturaleza, o de la compañía de amigos o familia.
Independientemente de tus orígenes u motivos iniciales (todos son válidos), el objetivo final debe ser aprender a correr por gusto o terminaras dejándolo.
Placer significa “satisfacción”; sensación agradable producida por la realización de algo que te complace.
Y correr debería ser eso, porque generalmente quien corre no lo hace por obligación, sino porque desea hacerlo. Cosa que dudo algunas veces cuando miro las caras de algunos corredores con los que me cruzo.
Unos científicos alemanes demostraron científicamente que después de correr tienes altos niveles de endorfinas.
Las endorfinas son como las moléculas de la felicidad; son las que permiten a las personas disfrutar de la vida, sentirse deleitados por muchas cosas y resurgir de por ejemplo una crisis personal sin heridas emocionales.
Si piensa en algo que verdaderamente te hace feliz, y ese pensamiento hace asomar una sonrisa en tu cara, eso son las endorfinas.
De hecho, si desposeyéramos a una persona de endorfinas, no sentiría placer por nada.
Según ese estudio, trabajar a alta intensidad genera en el cuerpo mayor liberación de endorfinas y por lo tanto, mayor sensación de felicidad tras él. Asimismo, demuestra que la liberación de endorfinas es directamente proporcional al nivel de ese esfuerzo y a la duración del mismo, por lo que, si bien podemos sentirnos mejor tras un ejercicio intenso y de corta duración, también si el esfuerzo es de duración prolongada e intensidad moderada.
Por eso, un ejercicio de alta intensidad o de larga duración como correr, que incrementa la concentración de ácido láctico en el cuerpo provoca una mejor sensación tras el esfuerzo, consecuencia de esa mayor producción de hormonas de la felicidad.
Esto prueba que correr y placer ya están relacionados en su desenlace.
Medio camino hecho si, pero yo hablo también del placer durante.
Porque si la practica te supone un martirio, aunque el desenlace sea ese subidón químico de endorfinas, el fin quizás no te  justifique el medio... 
Sin embargo, si alcanzas ese objetivo de correr disfrutando de hacerlo, ese factor intrínseco de las endorfinas, hará que aumente ese placer a la enésima potencia. Y esto se consigue.
Pero repito; Pregúntate: “¿Te es difícil o poco probable correr sin objetivos ni propósito?”... quizás no te gusta correr realmente.
Ahí queda esa pregunta.
Como decía Oscar Wilde: “Los placeres sencillos son el último refugio de los hombres complicados.

1 comentario:

  1. Luis Merino (Alicante)13 de junio de 2015, 6:34

    Eres sabio. Y con la experiencia acumulada en tus piernas y cabeza, hay que tener muy en cuenta tus palabras

    ResponderEliminar