lunes, 19 de octubre de 2009

EL CHISTAVÍN

El 22 de octubre de 1882 marca el nacimiento de un héroe nacional: Mariano Bielsa y Latre, apodado “El Chistavín” de Berbegal, que venció en la Plaza de Toros de Zaragoza al italiano Achilles Bargossi, considerado el mejor “andarín” del mundo y conocido con el apodo de “El hombre locomotora”. Ayer, tuve el extraordinario honor de dar la salida pistola en mano y... participar junto a otros casi cien atletas (no podía quedarme mirando) en la XIX edición del memorial Mariano Bielsa “El Chistavín”, que se realiza en su pueblo Berbegal. Esta carrera se celebra cada año como homenaje a este pionero del deporte atlético aragonés de finales del siglo XIX que llegó a tener gran fama internacional por sus gestas e increíbles desafíos labrándose la leyenda de atleta invencible. Es mas que una carrera al uso, un ritual especial y muy entrañable. Competición y festejo. Un baño solemne y señero de deporte en la comarca y confraternidad entre deportistas, al igual que otra de mis carreras favoritas de idéntica dureza y distancia, la Castillazuelo Monasterio del Pueyo de 9 Km. Previa a la carrera popular se celebran hasta 6 carreras para categorías inferiores, babys, iniciación, benjamín alevín, infantil y cadete. La carrera está impecablemente organizada por su alma máter , David López junto al Ayuntamiento de la localidad, y competitivamente se puede catalogar de dura debido a la sinuosidad interrumpida de subidas y bajadas con infinidad de giros por las que discurre. Por todo esto, en mi caso, terminó cautivándome y divirtiéndome mucho. Es una carrera especial y muy mimada por sus organizadores y vecinos y se nota. Muy muy recomendable. PD: Muchas gracias por la invitación y ese pequeño homenaje; fue un honor.
Fotos: Paco Jordán
PRENSA:
FOTOS:

10 comentarios:

  1. Bonita carrera por lo que cuentas. Lastima no estar mas cerca. Por cierto, en la foto, de nuevo, al igual que en la de la media maratón, no tocas el suelo. Te vamos a pillar al final “superman”.

    ResponderEliminar
  2. hay honores que dejan huella

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Luis tiene razón, no tocas el suelo. Eso no son piernas, son muelles.

    ResponderEliminar
  4. Está claro que el que no corre “vuela”. Estás ya totalmente recuperado está claro. Me alegro mucho.

    ResponderEliminar
  5. Ayer fuimos tstigos de 2 gestos que verdaderamente te onran y por ello felicitart a ti y a la organización d la Chistavin por tu mrecido homenaje: 1º ser capaz de dar la salida, sperar a que pasen todos los corredores y salir tras ellos remontando, y 2º cuando llegbas a la meta, fuims testigos d como frenabas para sperar a Maria Llorens y entrar junto a ella levantando su brazo. Eres un verdadero campeón y un gran ejemplo en stos dias que todo el mundo es tn competitivo.

    ResponderEliminar
  6. Ostras!!! Es verdad!!! No toco el suelo!!! Jajaja….Me vais a pillar
    Lo de los detalles que nombras, anónimo, Si vas a cualquier carrera, verás a mucha gente actuar de esta misma manera. Contra más larga es la distancia a recorrer, mas gestos de este tipo verás.
    Hoy en día un alto porcentaje de corredores corren, o corremos para divertirnos y compartir con otros una jornada tan estupenda como la de Berbegal, sin importar el crono ni la clasificación.

    ResponderEliminar
  7. Siempre acaban descubriendose los trucos ¿He Javi? Hay gente mu despierta por el mundo. Por cierto, no sólo no tocas el suelo; además llevas como un reloj en cada antebrazo: uno para ir y el otro para volver; por eso das salida, corres, vuelves, levantas brazos, das trofeos... ya verás cuando se descubra tu kriptonita....
    Me voy corriendo a otra cosa ...

    ResponderEliminar
  8. Un lujo de carrera. Lo único que espero es que el año que viene me entere del día y la hora, que yo me apunto.

    ResponderEliminar
  9. Cada dia te veo mejor Javi. En todos los sentidos. No me extraña que flotes.

    ResponderEliminar
  10. Hace tiempo que no te visitaba, pero veo que sigues igual. Eres un ejemplo de vitalidad y alegria de vivir. Haber con que nos sorprendes. Un abrazo hermano sablero

    ResponderEliminar