miércoles, 25 de abril de 2012

Zaragoza y sus recuerdos


Se acerca la media de Zaragoza, carrera en la que muchas veces debuta gente en la distancia. Cada vez que se acerca esta media, recuerdo la historia de mis amigos José Mª, Miguel y Sonia que debutaron en ella:
Muchas veces el intentar una gesta deportiva o el correr una media maratón, una maratón, o una ultra nos parece inconcebible y por eso, nunca nos atrevemos a intentarlo. 
Lo mas dificil es comenzar, decidirse: 
Hace poco mas de cuatro años, contagiado por el ambiente de la maratón de Barcelona donde nos acompaño a mi hermano y a mí, mi amigo José Mª me instó a preparar junto a él la media maratón de Barbastro (era su ilusión). 
Comenzamos a entrenar “disfrutando” de breves trotes de apenas diez minutos, y después, en una semana de tan solo media hora despacito, sin sufrir (esto lo considero muy importante), y tan solo dos semanas después, nos inscribimos junto con Miguel, que también se animó a este propósito entre amigos a la primera carrera de Alcañiz de 10 km. Pensé que si se sentía inmerso en una carrera, los ánimos, el esfuerzo, el ambiente desde dentro, todo tomaría más significado. 
Llego a la meta apurado, pero muy emocionado y nos fue transmitiendo absolutamente a todos su entusiasmo y emoción. Al poco se nos unió, otra amiga, Sonia. 
Tan solo un mes y medio después de haber comenzado su andadura de correr, y vistos los resultados, intentando no presionarlos, simplemente contagiarlos y disfrutar, los convencí para apuntarnos a la media maratón de Zaragoza con el parcial objetivo, la disimulada intención de que tan solo cubrieran quince kilómetros. (Siempre pensé que la terminarían…) 
Para mí, esta carrera fue tan emocionante y emotiva que nunca la olvidaré: Yo corrí a mi ritmo alcanzando la meta,  pero en mi cabeza solo estaban Sonia (que sin apenas entrenamiento pero con mucha ilusión también realizaba su primera media junto a nosotros), e Isabel (ya su tercera media compartida conmigo con la que comencé dos años antes por medio de este medido metodo de paciencia y contagiosa disciplina del "disfrutar siempre, sufrir jamas")... pero sobre todo, corria pendiente de mis mejores amigos: Miguel y José Mª a los que de reojo procuraba distinguir en todos los cruces y gritarles para animarlos...¿cómo estarán? ¿qué sentirán?¿irán bien? Y lo mas importante para mi ¿disfrutarán? . 
Cuando llegue a la meta, me fui a ver el paso de José Mª por el Km. 15 que era allí paralelo... (su objetivo en un principio), vi primero a Sonia e iba bien y Miguel me informaron que ya habría pasado; y cuando apareció José Mª, me comunicó, como no, que continuaba hasta el final, que se encontraba bien. 
Yo, consciente de lo duros y desangelados que eran esos últimos seis Km. (era unas rectas junto al río, cruzando dos puentes y con mucho viento) me quite la chaqueta y lo acompañé para animarlo y apoyarlo, para distraerlo. Curiosamente, conforme desfilaban los Km y ya era evidente su llegada final, sentí la misma sensación que cuando un año antes estaba a unos metros de la cima del Mont Blanc guiando a mis amigos Miguel y Ana, y como allí, se me enrasaron los ojos y experimenté un estremecimiento único al ser copartícipe del sueño de un amigo... En el Km 20, junto al Pilar, me despedí de él, para que disfrutara su kilómetro de gloria (después me confesó que se lo pego emocionado) y me dirigí rápidamente a la meta a esperarlo, donde ya estaban los satisfechos y contentos Miguel, Sonia e Isabel, junto al resto de nuestros amigos y todos juntos aclamamos y aplaudimos la llegada de José Mª. 
Nos abrazamos y rompió a llorar de emoción contagiándonos a todos que también se nos enrasaron los ojos. (Fue genial). 
Esos momentos en los que el tiempo se detiene para que hagas esa composición mental que mantendrás dentro de ti toda tu vida... Después, comimos y brindamos para celebrar lo que sin duda fue otro día inolvidable (y van...). 

Algunas veces la vida no se mide por lo descansos que tomamos, sino por los momentos que nos roban el aliento. Como no, corrieron la media de Barbastro, y hoy, cuatro años y pico después, han corrido varias medias mas y otras carreras, e incluso José ha participado en la Trepa riscos, la Quebrantahuesos, y prepara su primer medio ironman sabiendo que cada carrera, cada objetivo es único pero solo un preámbulo para el siguiente reto que seguro podrá conseguir, y poco a poco, contagiados, le siguieron, Javier, Iban, Raúl, Jesús, Guti y los que vendrán, demostrándonos a todos que quien realmente quiere, puede.

13 comentarios:

  1. ¡Una historia preciosa! Muchas gracias por compartirla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Los inicios, los inicios, aquellos maravillosos años...hay que intentar mantener siempre esa actitud, ese espiritu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conozco a uno que así hace, y se le nota....

      Eliminar
  3. Lo que asusta plantearse el primer objetivo, pero luego poco a poco vas viendo que es posible...¿satisfacción? tanta, que vale la pena y lo mejor, lo que comentas, no contener nunca esa mezcla de emoción, felicidad, sacrifico y recuerdo de como hemos llegado a cruzar esa línea de meta en la que a veces hay un amigo a tu lado y madre mía si se agradece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marce, el hombre que no se contenta con poco, no se contenta con nada. Esto no es poco, es múchísimo. En la Ultra de Guara, de la que yo soy uno de los organizadores, una de las cosas que más me gusta es cuando llega alguien a la meta tras 98km, y si hay alguien de la familia esperándolo yo insisto en que sea él o ella quien le coloque la medalla y lo abrace. Es increíble¿¿¿.

      Eliminar
  4. Por muchos años que viva nunca olvidaré la emoción de ese día, el saber que has superado una barrera en tu vida; fue un año muy muy intenso por las cosas que vivimos juntos en lo deportivo y en lo vital; si lo conseguí, fue por tenerte a mi lado porque por encima del montañero, del deportista o del aventurero, yo me quedo con la persona,me quedo contigo,Javi.
    Y el día de la media de Zaragoza, de esa mi amada ciudad, cuando recorras esas calles origen de esta historia, de mi historia deportiva, correras con dos corazones (porque aunque físicamente yo este en Ronda afrontando un nuevo reto,consecuencia del anterior)mi corazón estará contigo como en todos mis "retos"porque de los AMIGOS del alma uno nunca nunca se separa.TE QUIERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la amistad es más difícil y más rara que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea. Ya sabes que el sentimiento es mútuo, y estoy muy orgulloso de ti.

      Eliminar
  5. Una preciosa historia de amistad y superación.

    ResponderEliminar
  6. Uffff !!!!....No se porque, pero esta historia de mi amigo Jose Mª a mi me resulta muy muy familiar.......que tendrá esta historia del correr, que genera tanta amistad y tantas emociones.......de momento conseguidos los retos de la San Silvestre y de la 10 K de Madrid........¿la media maratón?.......nos seguimos preparando.....sobre todo porque después de llegar a meta la pasada semana en Madrid acompañado de Jesús, todo un campeón de la Liga de Oro del CAB, las felicitaciones y lo que hoy mismo me han dicho en la calle......"He leido tu historia y me he emocionado".....me hacen sentirme MUY FELIZ e ilusionado.....GRACIAS Javi porque al leer estas cosas agrandas mi propio "ego" como humilde "corredor".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Ahora, tras tu 10K, ya sabes lo que te toca.... lo que tu desees.

      Eliminar
    2. en verdad te digo que....LO INTENTARE !!!!!

      Eliminar